Allez, allez. De lo que vemos a lo que sentimos. / by jaume juncadella

En 1.939 más de medio millón de personas cruzaron la frontera en busca de la libertad que les había sido usurpada. Tuvieron que cargar con otra guerra a la que se volverían a enfrentar al hambre y la destrucción. Los que se quedaron, tuvieron que sufrir un régimen totalitario durante 36 años.

Años de silencio…





Allez, allez fueron las dos primeras palabras que escucharon en la frontera Francesa esperando a que fuese abierta y poder cruzar a un país que no los acogió del todo bien.

Alguien me explicó una vez los horrores vividos durante aquel trayecto, historias sobre solidaridad, miedo, amor, bombardeos, equipaje, muerte, hambre, muñecas que caen de las manos de una niña que nunca miró atrás, el sabor de las naranjas...

Fueron instalados en campos de concentración improvisados, uno de ellos en la playa de Argelès-sur-Mer. Imagino alguno de ellos esperanzados en salir de allí contemplando el horizonte sobre el mar. Ese mismo mar que hoy se ha convertido en una fosa común para miles de refugiados de otras guerras y que ya nunca lo podremos mirar igual sino como el mar de la vergüenza de Europa

Parece que no aprendemos!. 

Anteriores entregas: